viernes, 15 de julio de 2011

Ich kann nicht


Mis dedos se congelan con el paso del tiempo... Echo de menos esas caricias en tu rostro. Intento decirte con la mirada que te quiero, pero sigue perdida buscando la salida del dolor. Tú, tan pequeño y frágil, me miras con angustia como si nunca conocieras mi ser, como si nunca llegaras a encontrar ese día que me escucharás decirte todo lo que te quiero. Sigo aquí sentada en esta maldita silla, alimentandome de un tubo y sufriendo cada movimiento que veo, como si yo nunca pudiera correr, saltar, reir, llorar... El único sentimiento que me invade es la envidia, sí eso. Envidia por la gente que puede llorar, porque se expresa, a toda esa gente que camina por la calles, que saltan, que pueden hacerlo todo.. como tú. Por eso si pudiera decirte, que dejes de mirarme y que disfrutes de tu vida. Esa que nunca he podido vivir, pero que me ha enseñado que aunque esta vida que estoy viviendo me haga daño, la estoy viviendo, y gracias a ella puedo verte todas las mañanas cuando vienes a darle un beso a tu abuela, esa que no se mueve, pero que sabes que te quiere, y mucho.. eso es lo importante.

2 comentarios:

Mónica dijo...

Este blog es muy bonito sigue asi :)
Te estoy siguiendo me sigues tu ami?
Muchas gracias
http://fotoschulas1.blogspot.com/r

airam dijo...

Hey ivory, hacía tiempo que no me pasa por tu blog :)
Me encantó tu texto, muchas veces nos olvidamos de nuestros abuelos o hay personas incluso les insultan...
Hay que apreciar lo que tenemos porque un día se nos vá y no vuelve más y estaremos tocados y hundidos para el resto de nuestras vidas!
Genial entrada, muy buena ;)
Saludos de http://motivaland.blogspot.com/