martes, 16 de abril de 2013

stay strong.



Eras diferente al resto en todos los aspectos. Mientras se hablaba, tú callabas y gritabas del miedo a través de tu silencio, esperando al cambio que nunca llegó. Tenías ansia a vivir y no te equivocaste de vida, cariño, te equivocaste en la manera de vivirla. Eso sí, el miedo de tus ojos era por la futura soledad, esa tan parecida en la que vives. Ahora soy yo, la que llora tus lágrimas y habla por ti. Lágrimas, que son polvo, y protegías de miradas como la mía. ¿Y sabes..? Siempre fuiste el que me columpiaba más alto, el que me hacía pájaro en el viento y acariciabas mi pelo hasta revolverlo. El que no deseaba lo mejor para mí, si no el que quería que lo peor fuera para otros. El que sustituía los besos por miradas, y se mantenía en la distancia, alejándome del peligro, peligro que se parecía tanto a ti, cariño. El mayor error no fue el vacío de aquellos sueños por la falta de un beso de buenas noches, el error fue las heridas abiertas que nunca curaste, sino que eliminaste de tu vida. Y entre ellas estaba yo. No te guardo rencor por el futuro que escogiste para mí, pues mi nombre suena diferente en tu boca. Y mis actos copian a los tuyos.Y ahora te digo, en esta esquina tan fría como caliente, que no lloro por todo esto, lloro porque me parezco en todos los sentidos a ti y eso me es inevitable, cariño.

1 comentario:

Idaira Serr dijo...

"y sabes? siempre fuiste el que me columpiaba más alto" Creo que tus palabras enamoran, mi preciosa. No hay amor más lindo que tú.