miércoles, 29 de agosto de 2012

Hagámoslo realidad.


La inspiración es esa sensación por la que te levantas por las noches a escribir, o eso que hace que busques rápidamente un bolígrafo cuando estas escuchando una nueva canción, para apuntar esa frase que te ha llenado en esos instantes de melodía. Pero la verdad, es que la inspiración es mucho más que eso, es el motivo por el que mi cabeza dice si a un futuro inexplorado. Es el motivo por el cual a veces necesitamos historias verídicas de sufrimiento para que nuestros ojos levanten la mirada del plato del almuerzo y miren hacia el televisor que nos muestra una madre, llorando por la pérdida de sus dos hijos. La lucha es nuestra inspiración, no hay más. Las lágrimas son el pasado. Y los pasos el presente. Y ahora caminamos con una gran canción de fondo que nos recuerda esa historia por la que alguien luchó. Por la que alguien todos los días se levantaba con ganas de comerse el mundo, con ganas de ser un ejemplo. Eso es por lo que debemos luchar, por dejar nuestra huella, por querer ser alguien más que nosotros mismos. Por ser esa persona que hace llorar a otra, o por ser alguien que saque miles de sonrisas. Eso es lo importante y es muy simple. El mundo se mueve gracias a la inspiración de otras personas. Por eso, nosotros tenemos que levantarnos con ganas de ser una de ellas.

1 comentario:

Utopía dijo...

Precioso y muy cierto. Me encanta :)
Sobre todo las dos últimas frases. Resumen el contenido de la entrada a la perfección :D
Un abrazo :3